Rafael Alberti

Mi amante

Mi amante lleva grabado,
en el empeine del pie,
el nombre de su adorado.

-Descálzate, amante mía;
deja tus piernas al viento
y echa a nadar tus zapatos
por el agua dulce y fría.

Desde alta mar

No quiero barca, corazón barquero,
quiero ir andando por la mar al puerto.

¡Qué dulce el agua salada
con su salitre hecho cielo!
¡No quiero sandalias, no!
¡Quiero ir descalzo, barquero!

No quiero barca, corazón barquero,
quiero ir andando por la mar al puerto.

(R. Alberti. Marinero en tierra. La amante. El Alba del alhelí. Ed., introd. y notas Robert Marrast. Madrid: Castalia, 1972)