William Shakespeare

Cuando mis ojos duermen, mejor veo
Pues de día ven difusos, seres raros.
Pero de noche en mis sueños soy reo
De lo oscuro, en que estás de lo más claro.

Tú, sombra que a otras sombras ensombrece,
¿Cómo podrías tú, sombra, haber formado
Una sombra de día, que desmerece,
Si en mis sueños te encuentro iluminado?

¿Qué ventaja a mis ojos convendría
El contemplar tu sombra en pleno sol
Si de noche tu forma se tendría

En mis ojos muy firme de intención?
Los días serán noches, sin verte a ti,
Y las noches, días, que te traen a mí.

∞∞∞∞∞

Cuando he visto que el Tiempo ha destruido
Ricas obras de lustros olvidados;
Cuando orgullosas torres han caído
Y el bronce eterno ha sido destrozado

Cuando he visto al océano ganar
Ventajas al reino de las playas
Y al suelo firme, firme incrementar
Sus productos a costa de las aguas;

Cuando he visto otros cambios parecidos
Y todo condenado al exterminio
Las ruinas por doquier me han aprendido

Que el Tiempo acabará con mi cariño.
Juicio humano, que no puede escoger
Llora por lo mismo que teme perder.

(W. Shakespeare. Sonetos. Versión Fernando Marrufo. México: UNAM / UAY / ICY / Fundación Fernando Marrufo, 2002)