e. e. cummings

IX

las horas se levantan despojándose de estrellas y es
la aurora
en la calle del cielo desemboca la luz esparciendo poemas

en la tierra una vela se
extingue    la ciudad
se despierta
con una canción en la
boca y la muerte en los ojos

y es la aurora
el mundo
sale a asesinar sueños…

miro la calle donde unos hombres
fuertes extraen pan
y veo los brutales rostros de
gente satisfecha horrible desesperada cruel feliz

y es de día,

en el espejo
veo a un hombre
frágil
que sueña
sueños
sueños en el espejo
y es
el anochecer        en la tierra

una vela se enciende
y es de noche.
la gente está en sus casas
el hombre frágil está en su cama
la ciudad

duerme con la muerte en la boca y una canción en los ojos
las horas descienden
vistiéndose de estrellas…

por la calle del cielo la noche camina esparciendo poemas

***

cuando las serpiente negocien su derecho a reptar
y el sol se declare en huelga para conseguir un sueldo decente-
cuando las espinas miren alarmadas a sus rosas
y los arcos iris cuenten con un seguro de vejez

cuando los tordos no puedan cantarle a la luna nueva
si todas las lechuzas no han aprobado su canto
-y las olas firmen sobre la línea de puntos
para que un océano no se vea obligado a cerrar

cuando el roble pida permiso al abedul
para hacer una bellota-cuando los valles acusen
a sus montañas de ser altas-y marzo
denuncie a abril por saboteador

entonces creeremos en esa increible
humanidad inanimal(pero no antes)

***

el corazón de este hombre

es fiel a su
tierra;así que
el mundo de los demás
no

-le interesa(gracias a la
mirada
tacto sabor olor
& sonido
de un silencio capaz de

adivinar

ex-
actamente
lo que hará
la vida)no  ama

nada

tanto
como(antes
de lle
-g-

a

-r)un copo de nieve bal-
ancéandose
,en
su camino a ninguna

-parte

***

en algún lugar adonde nunca he ido gozosamente más allá
de toda experiencia,tus ojos tienen su silencio:
en tu gesto más delicado hay cosas que me rodean,
o que no puedo tocar porque están demasiado cerca

tu mirada más leve me abrirá sin esfuerzo
aunque me haya cerrado como unos dedos,
tú siempre me abres pétalo a pétalo como abre la Primavera
(tocando hábil,misteriosamete)su primera rosa

o si tu deseo fuera cerrarme,yo y mi vida
nos cerraremos muy delicadamente,de repente,
como cuando el corazón de esta flor imagina
la nieve cayendo cuidadosamente por todas partes;

nada de lo que podamos percibir en este mundo iguala
el poder de tu intensa fragilidad:su textura
me domina con el color de sus países,
produciendo muerte y eternidad a cada latido

(no sé qué hay en ti que se cierra
y se abre;pero algo en mí comprende
que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas)
nadie,ni siquiera la lluvia,tiene unas manos tan pequeñas

***

de la mentira del no
surge una verdad del sí
(que sólo es ella misma e
infinita)

haciendo que los idiotas entiendan
(como yo en invierno)que
todos los engendros del pensamiento
no valen una violeta

(e. e. cummings. Buffalo Bill ha muerto (Antología poética 1910-1962). 6a ed. Selec. y ed. Miguel Ángel Muñoz Sanjuán y Antonio M. Figueras. Trad.  José Casas. Madrid: Ediciones Hiperión, 2014)

 

me gusta mi cuerpo cuando está con tu

me gusta mi cuerpo cuando está con tu
cuerpo. Es así una cosa tan totalmente nueva.
Mejores músculos y nervios más.
me gusta tu cuerpo. Me gusta lo que hace,

me gustan sus cómos, me gusta sentir la columna
de tu cuerpo y sus huesos y la temblorosa
-firme-suave idad y lo que he de
una y otra y otra vez

besar, me gusta besar esto y aquello de ti.
me gusta, acariciando lentamente la, pelusa sacudida
de tu piel eléctrica, y lo-que-sea aparece
sobre la carne que se abre… Y los ojos grandes migajas de
amor,
y posiblemente me gusta la emoción
de bajo mí tú tan totalmente nueva

puedo apretar? dijo él

puedo apretar? dijo él
(voy a gritar dijo ella
sólo una vez dijo él)
qué divertido dijo ella

(puedo tocar? dijo él
qué tanto? dijo ella
bastante dijo él)
por qué no? dijo ella

(vamos dijo él
no muy lejos dijo ella
qué es muy lejos dijo él
donde estás dijo ella)

puedo quedarme? dijo él
(cómo? dijo ella
así dijo él
si me besas dijo ella

puedo moverme? dijo él
es amor? dijo ella)
si lo deseas dijo él
(pero me matas dijo ella

pero es la vida dijo él
pero tu esposa dijo ella
anda dijo él)
ay dijo ella

(qué rico dijo él
no pares dijo ella
oh no dijo él)
despacio dijo ella

(vvienes? dijo él
ummm dijo ella)
eres divina! dijo él
(eres Mío dijo ella)

(Más de dos siglos de poesía norteamericana I. Ed. Eva Cruz. México: UNAM, 1993. Trad.. Enrique L. Revol y Marina Fe, respectivamente)